domingo, 1 de febrero de 2009

Informativo febrero 2009

¿En qué etapa se encuentra tu empresa y quién la dirige?

A todo producto o servicio se le identifica una etapa o ciclo de vida dentro del mercado; estos son, entrada, crecimiento, saturación y madurez o retiro. De la misma forma, podemos identificar diferentes etapas en nuestra empresa y en cada una, una forma distinta de dirigir.

Para una empresa podemos marcar tres etapas en las que se requiere a un director con diferentes habilidades, conocimiento de la empresa y del entorno y liderazgo; desglosemos estas tres etapas.

Etapa 1. Formación.

En el inicio de toda empresa se requiere a un director capaz de formar de la nada a la empresa o el proyecto, integrará el equipo que le acompañará, diseñará el producto o servicio que ofrecerá, marcará el rumbo del mercado y deberá estar totalmente comprometido y enamorado de su empresa para convencer a socios, clientes, proveedores, inversionistas. Sus principales características son la tenacidad, el ingenio y el espíritu emprendedor.

Etapa 2. Crecimiento.

En este momento de la empresa, se requiere a un directo que pueda enfrentar al mercado poniendo a prueba el negocio, coordinará a el equipo operativo estando muy pendiente de los resultados para lograr el punto de equilibrio. Sus principales características serán un estricto sentido de dirección y coordinación, habilidad operativa y gerencial, y motivación.

Etapa 3. Consolidación.

Llega el momento en que la compañía cada vez es más pesada, con mayores responsabilidades con clientes, proveedores, gobierno, entre otros. Se requiere un director capaz de enfrentar los problemas diarios y continuar con el crecimiento de la empresa hasta su consolidación. Las principales características para el director son constancia, innovación, paciencia, creatividad.

 

 

 

 

De los tres directores, ninguno es mejor que otro, tienen la misma importancia y solo difieren en las habilidades que son requeridas en cada etapa de la empresa. No es necesario que sean diferentes directores durante cada etapa, es probable que el primer director (fundador de la empresa) aprenda o modifique sus habilidades para cumplir con lo que demanda cada etapa.

Lo importante es reconocer que las habilidades son diferentes y siempre existe la posibilidad de promover a un nuevo director para las diferentes funciones  requeridas en la empresa. Dentro de este reconocer que son habilidades diferentes, como director debemos ser totalmente sinceros para reconocer que como primer director podemos enfrentar las otras dos etapas y sacar la compañía adelante o llegó el momento de promover a  un nuevo director.

Un buen ejemplo de los tres directores es lo vivió Microsoft, Bill Gates fue el primer y segundo director de su compañía hasta reconocer que necesitaba contratar a un nuevo director, así nombró a  Steve Balmer para  que se hiciera cargo de la pesada operación de Microsoft, quien manifestó que al principio no fue fácil ya que Bill quería seguir interviniendo el todo el proceso gerencial…finalmente, el cambio se dio y Gates regresó a lo que más le gusta, a crear y diseñar sistemas operativos… Aunque Microsoft es un ejemplo mayúsculo, alguna vez fue una pequeña empresa, no importa el tamaño de nuestra empresa en algún momento estás etapas se cumplen (duro ciclo de la vida, pero realista) y muchas fracasan precisamente por no contar con el director adecuado en la etapa requerida.

Boletín informativo correspondiente al mes de febrero de 2009.

Cortesía de Estrategia Empresarial, despacho de servicios integrales.

 

“Porque de una pequeña idea surge una gran empresa, te acompañamos en el proceso de crecimiento y desarrollo”

No hay comentarios:

Publicar un comentario